PSTP!
Postpaganismo

Tradición, Religión y Espiritualidad.


Los elementos que la integran la Tradición, (entendida como la suma de conocimientos y habilidades - esotéricas o no - que se han acumulado con el paso del tiempo bajo una misma denominación ), no pueden ser ni demasiado puros ni demasiado diluidos. Si bien es triste la mezcolanza de símbolos y significados que hace la New Age, no deja de ser igualmente triste que la máxima aspiración de un “tradicionalista” sea sacrificar un cordero a la vieja usanza... Hay demasiadas prácticas que se conservan en forma, pero perdieron hace tiempo el espíritu que les dio sentido, deviniendo con ello, caminos cerrados.

Es ese espíritu, ese significado, el objeto de la búsqueda real: las formas - rituales, imágenes, nombres, prácticas, costumbres... - sucumben bajo las pisadas del mismo tiempo sobre el que el Espíritu cabalga. En ocasiones es el Espíritu mismo el que abandona o destruye estas formas que quedan obsoletas o se desvían del propósito principal. Así que, obviamente, de nada va a servir tratar de invocarlo por medio del rescate de aquello que él ha abandonado por si mismo.

Lo mismo sucede con la religión. Es cansado escuchar una y otra vez los enfrentamientos entre miembros de diferentes religiones, o de diferentes ramas de una misma. Vivimos rodeados de multiplicidad de cultos y devociones, como los ha habido en todas las épocas, y así como no hay una sola forma de paganismo, sino muchas; no hay tampoco un único cristianismo, o islamismo, etc. Existen realmente tantas religiones como creyentes. Si añadimos el hecho que los “representantes” de las diferentes religiones, cultos o tradiciones suelen acabar traicionando los mismos principios y comunidad que se supone que deberían defender, resulta mucho más práctico tratar a cada individuo de una manera particular, atendiendo a su propia configuración del orden existencial.

En otras palabras, la religión o tradición a la que uno de adscriba no importa, lo que importa es aquello con lo que nos enlazamos, y lo que hacemos con nuestras vidas. Tal como señala Raimon Panikkar, a próposito del hinduismo, se valora “antes una ortopraxis, una acción correcta, que una ortodoxia, una creencia correcta1.

¿Qué son los Dioses? Se ha llamado dios a muchas fuerzas distintas, pero hay otra pregunta más importante: ¿Qué es una persona? Se da por hecho que es algo sabido de todos, pero, ¿es así realmente? Cuando empiezas a cuestionar lo que es una persona, empiezas a comprender algo acerca de lo que puede acabar llamándose Dios; pues sólo podemos conocer a los dioses a través del espacio que ocupan en la existencia humana, así como la tinta invisible resulta ilegible hasta que se expone al calor.

Conoce a las personas y podrás intuir o deducir qué tipo de fuerzas se agrupan a su alrededor, a cuales puede apelar, aún de un modo inconsciente y sin conocer sus nombres, ve en que nivel se encuentran los pensamientos, las palabras y las acciones de un humano, y verás toda una jerarquía divina, desde sencillas alegorías que encarnan un aspecto muy concreto de lo ordinario, hasta la noción más abstracta que pueda abarcar la totalidad.

Pero verás también dioses que mienten, engañan, apresan, y torturan a la humanidad, incluyendo a sus seguidores, o se alimentan de su desgracia, dioses de los que más vale guardarse. Del mismo modo que en tratados de demonología se encuentran nombres de divinidades que, con un poco de cultura, comprendemos que no tienen lugar ahí. Los nombres de los dioses, o de otras entidades, por sí solos dicen poca cosa; un mismo nombre puede designar realidades muy distintas: ve la persona que lo pronuncia, y lo que hace con él, y podás discernir a que tipo de fuerza se está refiriendo.

Sólo una cosa está clara, y es que los dioses no hacen el trabajo que uno tiene que hacer por sí mismo. Y el trabajo de un buscador no es sólo servir a los dioses, el buscador es un héroe, en el sentido que le atribuyera Joseph Campbell2, un humano que además de llevar a cabo los encargos que les son encomendados por las divinidades, en no pocas ocasiones debe enfrentarse igualmente a ellas desde la supuesta desventaja de su humanidad.

NOTAS:

1Entender el hinduismo, introducción a "La India por dentro. Una guía cultural para el viajero". Editado por J.J. Olañeta e Indica Books- 2006

2El Héroe de las Mil Caras, Joseph Campbell.


Vaelia Bjalfi * Equinoccio de Otoño de 2008
vaeliabjalfi@gmail.com


CONTENIDO

Pasado, presente, futuro

De Magia y otros recursos

Tradición, Religión y Espiritualidad

Antropocentrismo y Naturaleza

Materialismo y Hedonismo

Individualismo, egoísmo y falta de compasión

Sobre el aprendizaje

Autoridad y Disidencia

La Promesa del Camino



TEXTOS

Camino de sangre y camino del Relámpago

¿Para qué sirve el poder?

Comerciantes Vs Hacedores

Activistas Espirituales Inc.