PSTP!
Postpaganismo

Materialismo 

El materialismo bien entendido será siempre una mejor opción que cualquier forma castrante de “espiritualidad”. El mundo material es la base sobre la que construimos todo lo demás, un mundo complejo y a menudo ignorado, lleno de puertas y caminos que conectan directamente con aquello que los que lo desprecian dicen pretender alcanzar. La cuestión es que hay que conocer la cerradura para encontrar y reconocer, o bien diseñar, la llave adecuada.

El materialismo no se reduce a la economía, o las posesiones materiales; sino a ser conscientes de nuestras necesidades reales, y no descuidarlas. Hay algo mucho más noble en lo pura y realmente material que en esa clase de "espiritualidad" vacía de raciocinio y sentimientos que merezcan ese nombre, que deja a los hombres - y mujeres- a merced de la corriente, sacudidos por emociones, como larvas que se mueven en el agua a impulsos.

La materia no niega la espiritualidad, sino que la apoya, le da forma y consistencia, abre el camino y permite que se den frutos. Obvio necesita de un espíritu que la anime, pero las personas a las que solemos llamar "superficiales" o "materialistas" no están atendiendo precisamente sus necesidades materiales, sino que son víctimas de un mundo de ideas. Por ejemplo, no buscan una comida que los alimente y satisfaga sus sentidos físicos, sino que prefieren comer algo peor en un lugar caro para "dar una imagen" ( y así con la ropa, los coches, etc.). La necesidad de esa imagen no proviene del mundo material, que es sencillo y claro, sino de una mente corrupta, que no trabaja en favor de nuestro cuerpo, ni de nuestros sentimientos, ni de ella misma.

Si fuéramos realmente materialistas, atenderíamos esas necesidades reales y ahorraríamos mucha energía para dedicarla a lo que eligiéramos y no a lo que nos viniera más o menos impuesto, y siendo leales y consecuentes con estas necesidades propias, no sería tan fácil manipularnos a base de proyecciones “idealistas”. Por eso, en cierto modo, cuando estamos atendiendo necesidades reales "no hay tiempo para la depresión", porque ocupamos nuestra mente con cosas que sí necesitamos y con las que no resulta tan fácil chantajearnos. Acostumbrados a defender nuestro aspecto material, nos sería mucho más fácil defender nuestras necesidades espirituales.

Hedonismo

Se cree que el hedonista es aquel que hace el elogio de la propiedad, de la riqueza, del tener, que es un consumidor. Eso es un hedonismo vulgar que propicia la sociedad. Yo propongo un hedonismo filosófico que es en gran medida lo contrario, del ser en vez del tener, que no pasa por el dinero, pero sí por una modificación del comportamiento. Lograr una presencia real en el mundo, y disfrutar jubilosamente de la existencia: oler mejor, gustar, escuchar mejor, no estar enojado con el cuerpo y considerar las pasiones y pulsiones como amigos y no como adversarios." 1

Cuando uno tiene conocimiento de que existe una realidad amable y placentera alcanzable por los sentidos, las emociones y la mente en colaboración, se lo trata como a un loco o un ignorante; pero cuando otro agacha la cabeza y permite que se lo explote y maltrate se lo llama "realista"... Si realmente lo fuera, sabría que en realidad no necesita mucho más que alimento y cobijo para vivir y que todo lo que teme perder al oponerse a los que lo tratan como un esclavo - el resto de sus posesiones, su estatus, así como las relaciones personales y la idea de sí mismo cuando se basan en lo anterior- no son más que nefastas ilusiones por las que se ha dejado atrapar de un modo bastante necio.

Se entiende que hay personas que son encerradas en auténticos infiernos por cuestiones ajenas a su voluntad, que el mundo no es un lugar precisamente perfecto y hay mucho por lo que se debe luchar. Se entiende que hay momentos muy tristes, oscuros, asfixiantes, en los que nos sentimos peor que muertos, que existe el dolor físico, y el dolor psíquico del que no vamos a escapar por repetirnos mil veces ante el espejo "
No pasa nada, estoy requetebien". Pero, precisamente por eso, aprovechar el momento, valorar el paraíso a nuestro alcance, y saborear los tesoros de la vida constituye un acto de rebelión contra esos azotes del destino. Los momentos duros, tristes, difíciles y horribles ya lo son bastante por sí mismos, tienen su tiempo y su lugar, y valiosas lecciones que ofrecer. Ambos aspectos de la experiencia vital, el placentero y el doloroso, convenientemente procesados, pueden llevarnos a conocer los cantos del triunfo, y aún las maravillas que se extienden más allá de ellos, cubiertas por un velo dorado.

Pero autoadministrarnos unas dosis excesiva de dolor, renuncia, negación y tristeza (incluso cuando creemos que eso nos hará más fuertes, o nos ahorrará sufrimientos futuros -que, por cierto, no es posible-) no nos va a ayudar en absoluto, a menos que nuestro propósito vital sea convertirnos en unos amargados.

Ir en contra de nosotros mismos no es inteligente, diga lo que diga esa legión de mentes preclaras que quiere hacernos andar sobre cristales, y sobrecargar nuestros lomos mientras fustigan sádicamente nuestros flancos. Una espiritualidad que no contemple las bondades de la materia y el placer es una espiritualidad rota o incompleta,
otra cosa muy diferente es que pueda llegar a trascenderlos. Es simple: no es lo mismo algo
que te está exigiendo que te amargues la vida renunciando a cosas que no son realmente dañinas y te gustan, que algo capaz de demostrar que hay algo alcanzable más allá de los límites impuestos por éstas, que es aún mejor que lo que ya conocíamos.

NOTAS:

1  Michel Onfray en una entrevista realizada por Cecilia Bembibre http://es.wikipedia.org/wiki/Hedonismo

Vaelia Bjalfi * Equinoccio de Otoño de 2008
vaeliabjalfi@gmail.com


CONTENIDO

Pasado, presente, futuro

De Magia y otros recursos

Tradición, Religión y Espiritualidad

Antropocentrismo y Naturaleza

Materialismo y Hedonismo

Individualismo, egoísmo y falta de compasión

Sobre el aprendizaje

Autoridad y Disidencia

La Promesa del Camino



TEXTOS

Camino de sangre y camino del Relámpago

¿Para qué sirve el poder?

Comerciantes Vs Hacedores

Activistas Espirituales Inc.